Envíalo a un amigo

 

aspirinabayerB.png

La carrera sin precedentes de Aspirina® inició hace más de 110 años

La ópera La Traviata de Verdi y Aspirina® tienen algo en común: ambas tuvieron su primera aparición el 6 de marzo. Giuseppe Verdi celebró la premiere de su obra maestra en Venecia, en 1853; mientras la marca Aspirina® de Bayer fue registrada bajo el número 36433 en la lista de nombres comerciales de la Oficina Imperial de Patentes en Berlin en el año de 1899. Aún cuando la ópera fracasó  en sus inicios y fue hasta después que brindó a su compositor fama y fortuna, la medicina del siglo tomó fuerza desde su primer día y desde allí ha tenido una carrera sin precedentes. Gracias a una brillante logística y concepto de marketing, este analgésico rápidamente se estableció como un estándar global para el dolor de cabeza, dolor de espalda, fiebre e inflamación.

Ahora, 110 años después, el ácido acetilsalicílico (ASA) ingrediente activo de Aspirina®, es el analgésico usado más frecuentemente a nivel mundial. Pocas sustancias pueden competir con el historial de tradición y el amplio espectro terapéutico de este producto Bayer, tan famoso a nivel mundial. A pesar de su avanzada edad,  el mayor de los fármacos es uno de los más jóvenes e innovadores productos que existen. Como una sustancia clave dentro de la investigación farmacéutica moderna, ASA es el centro de numerosos estudios y ha sido investigado por científicos alrededor del mundo. Cada año, unos 3,500 documentos científicos son publicados en relación a nuevos mecanismos de acción e indicaciones para el Acido Acetilsalicílico, los que frecuentemente revelan nuevos y fascinantes hallazgos sobre las aplicaciones de la sustancia blanca.


En nuestros días, Aspirina® es considerada por los médicos no solo como un efectivo producto para el dolor de cabeza y migraña, sino también está indicada para la prevención de un infarto de miocardio y accidentes cerebro vasculares. Aspirina® es reconocida como el estándar de oro, a nivel mundial, en prevención secundaria. Recientes estudios clínicos también indican que el consumo en bajas dosis de Ácido Acetilsalicílico podría prevenir un primer infarto de miocardio. El ingrediente activo es por lo tanto recomendado para prevención primaria en 38 países. Adicionalmente un estudio publicado recientemente en Italia llegó a la conclusión que dosis bajas de Aspirina® pueden reducir el nivel de presión sanguínea. Pero ello no es todo. Tres recientes estudios confirmaron el efecto positivo del Ácido Acetilsalicílico en el tratamiento del cáncer colon rectal.

Los cimientos del medicamento milagroso fueron sembrados por el farmacólogo Prof. Sir John R. Vane a inicios de 1970. Durante este tiempo, muy poco era conocido sobre el mecanismo preciso de acción de la sustancia. En 1971, Vane tuvo éxito en dilucidar el secreto del medicamento milagroso por vez primera, convirtiéndose Aspirina®, como él dijo una vez, en “el medicamento del siglo” El científico Británico descubrió que los efectos analgésicos, antipiréticos y antiinflamatorios de la sustancia son causados por su inhibición de la síntesis de ciertas sustancias  mensajeras (prostaglandinas) en el cuerpo. Su descubrimiento pavimentó el camino para posteriores investigaciones en cada aspecto de la pequeña tableta blanca, llevándole a ganar el premio Nóbel de medicina pocos años después.

La triunfante marcha global de Aspirina® inició 112 años atrás, un 10 de Agosto de 1897 y surgió como resultado de una tragedia personal. Un joven científico, Dr. Felix Hoffman, tuvo éxito al sintetizar una forma química pura y estable de Ácido Acetilsalicílico por primera vez en uno de los laboratorios de Bayer ubicado en Wuppertal, Alemania. Un nuevo y multi-talentoso medicamento había nacido y fue inmediatamente puesto al beneficio del padre de Hoffman, quien había sufrido por muchos años de un doloroso reumatismo. Sus doctores le prescribieron Salicilato de Sodio, una medicina amarga. Gracias al descubrimiento de su hijo, fue capaz de aliviar sus síntomas con una sustancia mas fácilmente tolerada. Esto constituyó su verdadero éxito, del que millones de personas siguieron el ejemplo a través de los años.

Con ventas superiores a los €640 millones por año, Aspirina®, el producto insignia de Bayer, es uno de los analgésicos más vendidos en el mundo entero y está presente en el botiquín de los hogares en mas de 80 países. Ninguna otra sustancia es producida en cantidades tan grandes en ningún lugar del mundo. Si la cantidad total de Ácido Acetilsalicílico producida anualmente fuese colocada en forma de tabletas de 500 mg. una a la par de la otra, se generaría una cadena que daría la vuelta al mundo 150 veces.


Más de 110 años han transcurrido y sigue tan moderna como siempre – Aspirina® continúa siendo un fenómeno fascinante. Los expertos coinciden en que el medicamento  milagroso continuará asombrando científicos comprometidos con la investigación farmacéutica moderna alrededor del mundo. O como el ganador del premio Nobel diría: "Ningún otro medicamento en el mundo ha tenido tan fascinante y exitosa historia – un desarrollo que no ha llegado a su fin".